sábado, 29 de marzo de 2014

LA FOTO DE LA ALAMEDA

Las más de las veces la paso peleando con mi teléfono y su cámara, que no logra capturar lo que veo; no así esta vez. Esta es la alameda de mi pueblo, recordé que le tuve amor por años cuando venía a correr y caminar, a meditar y bastantes veces, a llorar; esta vez en lágrimas no hubo excepción.
De pasar de la infatuación al desengaño, vine a desahogarme corriendo, escuchando música, cantando, gritando entre los árboles. Si algo debo rescatar de este lapsus brutus que se ha prolongado por una semana, sería esta foto: no filtros, ni mínima edición, nativa, pura imagen obtenida con el teléfono, sí un celular y no de los más sofisticados.
Aquí está el extracto de estos días, una amargura que se ha colado de las mieles que creí haber probado y que no, no eran reales.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...