martes, 13 de agosto de 2019

sigo recurriendo a ti en busca de afecto, me avergüenzo de mis sentimientos que no llevan a ningún lado, es decir, qué trato de decir mientras escribo sobre ti, es de pena que pensarte con tanta frecuencia se entienda como obsesión.

no podía dormir, pensaba en aquella vez, en mayo del año pasado, cuando por razones obvias no pudimos coincidir. entonces fui a tomar un café en el péndulo para si de pura casualidad pasabas y darte mi libro de fotos. fue ingenuo creer que te aparecerías. entonces, le pedí al gerente que si podía entregarte el libro, me dio un sobre grande donde puse tu nombre y dentro, además del ejemplar, metí una servilleta donde escribí: eres mi ciudad de méxico. ¿lo recuerdas?

también pensaba en la última vez que me hiciste llorar en tu departamento, en tu cama para ser más exactos.

luego recordé cómo la última ocasión que nos vimos, cerca de mi cumpleaños, estaba un poco ebria y cansada y con sueño, y no busqué seducirte, me fui directo a acostar y empezaste a besarme suavemente, besos como en años no habían ocurrido entre nosotros, porque siempre mi boca estaba en tu pene antes que en cualquier otra parte, menos esa noche. lo sé, qué despreciable, pero no encuentro la salida.

esto tiene qué pasar, según yo había pasado ya. y volvió inesperadamente.

es que tú y tus formas tan sofisticadas de hacerme sentir mal. no lo son, de hecho. pero te absuelvo porque un gran porcentaje es mi culpa: por buscarte, por humillarme, por engañar a la persona con la que vivo, por no tener dignidad, ¿le sigo?

mi peor versión está contigo, o muy dentro de mi, la más triste versión más bien, esa donde mi cuerpo y mi alma siempre están para ti antes que para nadie más. desde mucho antes de que existieran personas en medio, antes de que los grados y las distancias se estrecharan.

pero de algo estoy segura, tuve la certeza hasta hace poco: no te quiero para absolutamente nada más. ya casi estamos a mano en indiferencia, ya casi. tenme paciencia.

martes, 30 de julio de 2019

Soy la cuarta y última hija de mis padres, a quienes solo alcanzó para apoyar los sueños de los primeros tres hijos, yo me la pelé.

jueves, 18 de julio de 2019

hace cinco años tuve un amante, este año se ganó un oscar.
cada tanto me escribe que sigue deseándome y pensando en mi.
eso es todo.

jueves, 18 de abril de 2019

sábado, 16 de marzo de 2019

Mis papás son demasiado buenas personas, punto.
Solo Ive heredó su bondad, Mercedes no es mala persona pero es capricornio. Jorge es un ególatra que perdió su juventud. Yo no sé qué soy.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...