miércoles, 26 de marzo de 2014

TRANSPARENTE

También se vale hacer confesiones: tengo un corazón frágil.


Las aventuras se habían vuelto estilo de vida, hasta que alguien hace un clic sin mi permiso bajo la ironía de "dejarnos llevar", esa de doble filo; compitiendo por ser el más cursi burlándonos y disfrutándolo culposos.

Pero si no me hubiera abrazado tan fuerte, si no me hubiera besado insistente, si no hubiera recibido sus caricias tan feliz, porque sí, para los más escépticos yo estaba sumamente feliz.

El ciclo de vida de esta emoción durará hasta que se desvanezca con una decepción de la que me encargo personalmente, porque hasta de eso intento hacerme responsable.

Si me enamoro y tú lees esto, en serio no me juzgues, solo tengo miedo. Vivamos este lapso cobarde mientras compartimos soledades.

Actualización: Me rindo.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...