lunes, 10 de noviembre de 2014

Josefina Vicens y la imperiosa necesidad de escribir

Josefina Vicens (1911-1988) fue una periodista, novelista y guionista de cine. Comunicadora de la realidad urbana de mediados del siglo XX a través de una prosa que prescinde de recursos literarios rebuscados.



Cronista de corridas de toros y de temas políticos detrás de seudónimos masculinos, escribió sólo dos novelas: El libro vacío y Los años falsos. La primera le valió el premio Xavier Villaurrutia en su tercera edición, que antes lo habían ganado Juan Rulfo y Octavio Paz.

Feminista sin ser una voz femenina. Inconforme y autocrítica, una perfeccionista a quien debían impedirle seguir corrigiendo sus textos, definió así su quehacer literario:
Ese problema del escribir y el no escribir es completamente autobiográfico; no es una invención, es una cosa sentida por mí y que he padecido y sigo padeciendo. Entre El libro vacío y Los años falsos escribí otro libro que rompí porque no me gustó en lo absoluto. Soy muy inconforme, nunca tengo la seguridad de que lo que escriba vaya a valer. Por eso tardo mucho en decidir si estoy satisfecha con lo escrito.
Dos novelas le fueron suficiente para consagrarse como una escritora esencial en la narrativa mexicana.











Su novela El libro vacío, escrita en primera persona en la voz de José García, trata de un individuo que se propone escribir un libro, probablemente sin talento, como muchos de nosotros, pero de una tenacidad y empeño increíbles por sentirse obligado a escribir como condena. Este oficinista, cuya vida gris provoca impotencia y sin el mínimo destello de magia, cuenta su realidad como último recurso admitiendo su limitada capacidad, martirizado.

Así, el reiterado conflicto de la página en blanco se convierte en un inquisidor libro vacío. Pero el talento sí que lo tiene la escritora para hablar a través de este personaje, desde la medianía y la simpleza de la vida urbana y familiar que lo rodea.

Josefina, José García, Pepe Faroles, Diógenes García, Luis Alfonso Fernández. Porque así como Vicens conocía de la vida burócrata y de la política nacional, también sabía de las estructuras del patriarcado mexicano. Eso se refleja en su segunda novela Los años falsos, también con voz masculina, donde el protagonista no puede librarse de los patrones y los roles de género heredados por su padre: por todos los padres en la historia del país.

Les sugiero, como recién admiradora, no dejar pasar la oportunidad de leerla.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...