miércoles, 24 de julio de 2013

HOTEL


Pequeña fascinación por un hotel en el centro de la ciudad. Lo es todo, menos de lujo. Los cuartos son cálidos, tienen ambiente de épocas que ni viví, con marcos y puertas de madera en sus ventanas, vidrios con texturas que no dejan filtrar la luz. ¿La luz? ¿cuál luz? Los pasillos con azulejos antiguos y madera, madera everywhere, son más oscuros que la humedad de los baños. Es la locación ideal para las fotos que no me he decidido hacer. 
Cuando tengo el lujo de quedarme ahí, lo hago; algunas veces por el puro gusto, otras por necesidad. Una vez por el frío insoportable (para cualquier norteño) de invierno, y sin agua caliente en mi departamento (sino a poco para convertirse en hielo) me fui a quedar una noche para probar la gloria de un baño tibio; la otra por problemas con el suministro de agua por un par de días.
No sé como trasmitir mi gusto por ese edificio, es un refugio para la claridad encandilante de las calles de los días mantenses; es cautivador para quedarse solo o con compañía, una noche, una tarde, una mañana, esconderse de la lluvia, con sexo, pero mejor sin sexo. Es uno de mis lugares favoritos en la ciudad. Las fotos ya no se harán esperar muy pronto.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Dejalas libres. Deberias hacerte un set totalmente desnuda, bonita.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...