domingo, 10 de marzo de 2019

Carlota

Llevo dos días con la quijada lastimada y con leve dolor: le hice sexo oral a una chica y hace por lo menos tres años que no lo practicaba. Fue la chica más blanca con la que intimado, casi estoy segura. Blanca de su piel hegemónica, blanca del nombre, de su apellido, de la ciudad de donde viene, de su acento y su forma de gemir, su mirada perdida en dos hermosos abismos verdes, su cabello: hilos de oro en mis dedos mestizos.
En el punto más alto de su calentura dijo “¿te voy a volver a ver?” No creo que tal cosa suceda.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...