domingo, 25 de enero de 2015

Next door pleasures

A tres o cuatro personas les he contado sobre los roomies que cogen diariamente, a aquellas no les interesa lo que en verdad pienso; vaya, el intento de conversación no va más allá del "chale, qué mala onda, lo que tienes qué aguantar", por ello lo escribo aquí:

Que cojan a diario no es extraño, ni que las paredes, preciso aclarar, no son falsas y que, de hecho, la casa que habito es conveniente porque no se filtran los ruidos; aquí viven tres parejas (ordinarias hasta cierto punto) y, diario o no, tienen que coger.


Lo asombroso y, permítanme decir, envidiable es que la chica cuyos gemidos y gritos no pasan desapercibidos alrededor de las 10:30 pm todos los días, perdón noches, al parecer no batalla nadita en venirse, más bien correrse, admirable. Quizá no lo es tanto, tal vez lo sea sólo porque yo lo digo: la anorgásmica. Coger diario--casi- cualquiera puede, tener orgasmos día a día no todos. ¿Qué me queda pues? ponerme tapones en lo oídos es demasiado mojigato, masturbarme entonces y no le llego al nivel.
Su vato ha de sentirse afortunado, que en mi fantasía no me queda duda: es bueno haciendo su chamba; además ya lo vi, es guapo y joven, al menos más que yo y que su mujer “sensible".

Nabokov escribió que 'el aspecto del placer es siempre triste'. Ya quisiera ver la aflicción de mi roomie, que sus gritos salieran de mi habitación y no de la contigua.

2 comentarios:

Mara Blackflower dijo...

No te creas todo lo que parece, gemir y engañar es sumamente fácil Es como decir que es bueno creer la vida que se ve a través de instagram, nunca es la real pk no estamos en ella Igualmente habla con esas parejas, q el respeto por lo otros es básico para la convivencia

eva.erendira dijo...

Tienes tanta razón, por idealista pequé también de ingenua, no tengo remedio.
Gracias, gracias por leer :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...