miércoles, 22 de mayo de 2013

NADA

Ahora es una de esas veces en que se puede ser todo menos optimista, donde ingenuamente apelas a una justicia que idealizaste. Te das cuenta que de los sacrificios no obtienes recompensas, que no puedes definir una taxonomía de las causas y efectos, donde las emociones no se predicen, donde las intenciones son cabronas y arbitrarias; las palabras son imanes para el corazón nostálgico pero ingrávidas en la atmósfera colectiva. Nada tiene sentido, nada tiene equilibrio y casi todo es injusto. Cuando te atreves a participar en el juego, otros ya llevan trofeos ganados en indolencia.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...